yota´s news : De regreso?


 Buenas tardes a todas las lectoras. Después de un año  y casi 4 meses regreso a saludarlas y comentarles nuevas. 

Me gustaría decirles a groso modo el porqué de la ausencia

1. Ocurrieron varios sucesos de índole personal, en los dos años anteriores que me hicieron perder las ganas de continuar leyendo y adaptando las novelas. Además estuve en embarazo con sus correspondientes cambios de humor y ahora gracias a Dios tengo un bello y sano bebe, aka Donghae Lanzhan (DL)

2. A lo anterior se le sumó todo lo ocurrido en esos años en relación al Kpop, especialmente los grupos de segunda generación, lo que generó que me alejara un poco de ello -de casi todo-. 

3. Conocí el mundo de las series bl jajajaj y bueno como todo tocó ver casi to el material existente jjajajaja casi...

Tuve la intención de cerrar el blog por ello no había publicado ni siquiera para saludarlas e informarles, pero nunca me decidí.

Ahora las nuevas buenas:

1. Con todo lo acontecido con la pandemia y charlas con las comadres me animaron a retomar el blog y hasta ahora les hice caso. No será como antes, porque el tiempo que tengo disponible es poco sin embargo trataré de traerles historias así que espero no se les haya agotado su paciencia.

2. El blog volvió a ser público así podrán leerlo mas personas, distraerse con lo que queda de cuarentena, volver a leer aquellas historias que una vez les gustó y disfrutaron.

3. Al colocarlo nuevamente público les agradecería encarecidamente cuidar de las historias y no sacarlas del blog o permitir que lo hagan. 

Las dejo por hoy, tengan un buen dia y nos leemos en la próxima. 



Lavado de manos constante + distanciamiento social+ si estas enfermo quédate en casa. 
Cuida de tu salud y la de tus familiares. 


Vikingos I -7

 

Heechul salió al ancho corredor y cerró la puerta, a fin de que nadie supiera que había abandonado la habitación. Al final del pasillo se abría otra puerta que daba al exterior y hacia allí se dirigió. Sus ojos observaron los edificios de abajo, pero no vio a nadie en los alrededores. En la distancia pudo ver el azul brillante del océano: un manto de diamantes parecía cabrillear en su superficie. A la izquierda estaba el fiordo y los prados que se extendían desde la orilla opuesta. En la cuesta descendente de la derecha había campos y forestas; casas pequeñas salpicaban ocasionalmente el paisaje.

 

Heechul consideró la conveniencia de bajar hasta el fiordo para ver si había algún barco allí. Con toda seguridad, necesitaría un barco cuando estuviera listo para marcharse, ¿pero cómo lo guiaría solo? Quizá pudiera ocultarse en uno cuando zarpara para una incursión a su tierra natal. Eso no sucedería hasta la primavera. ¿Podría esperar hasta entonces?

 

Descendió la escalera y caminó con vivacidad hacia los edificios pequeños que había detrás de la gran casa de piedra. Unos relinchos llegaron a sus oídos, y entró en un edificio, cuyas puertas estaban abiertas de par en par. Era un establo, con cuatro hermosos caballos en su interior.

 

Heechul quedó encantado. Un magnifico semental negro atrajo su mirada y se le acercó. Ahogó una exclamación cuando vio un anciano que estaba frotando a la bestia.

 

Vikingos I -6

 

El grande y largo navío vikingo avanzaba por el fiordo como un enorme dragón con remos en vez de alas, y se acercaba pacíficamente a su destino. Al pasar frente al embarcadero de Kangta, los hombres quisieron lanzar gritos y hacer barullo, pero Siwon los detuvo. Aunque el sol de medianoche se demoraba sobre el horizonte como una gran bola de fuego, todavía no era de día y casi todos debían de estar durmiendo profundamente. Por la mañana habría tiempo de sobra para el jolgorio y los saludos a los amigos. Pero ahora Siwon quería llegar a su casa a fin de dormir lo que quedaba de la noche en su propia cama.

 

Los hombres pasarían la noche en la casa de Siwon. A la mañana irían a sus hogares, buscarían a sus familias y regresarían para celebrar. Todos se sentían agotados porque pocas horas antes habían tenido que luchar contra una tormenta.

 

Dos hombres fueron escogidos para permanecer en el barco, pues el cargamento no sería desembarcado esa noche. Los otros siguieron a Siwon por el estrecho sendero que subía el acantilado, llevando sólo lo esencial. La casa estaba silenciosa y oscura, porque el tiempo todavía no era tan frío como para tener fuegos encendidos durante la noche. La luz del sol entraba por la puerta abierta y daba claridad suficiente para moverse sin tropezar con los bancos y las largas mesas que había en el hall.

 

Siwon encontró su camino por la escalera a oscura sin dificultad. Por fin entró en su propia habitación. Aquí serían traídos el canapé sin respaldo, presuntamente de Oriente, y las dos sillas como tronos que había comprado. Por el momento, la espaciosa estancia estaba escasamente amueblada con una cama enorme, una sola silla de respaldo recto y un gran cofre. Ninguna alfombra, salvo una vieja piel de oso, cubría el frío suelo y ninguna colgadura adornaba las paredes. Esto sería corregido cuando la carga del barco fuera traída a tierra.

 

Vikingos I -5

 

Heechul hervía por dentro. Había oído con claridad lo que Yunho había dicho sobre él, tal como lo habían oído lodos los que lo entendían. ¿Darlo a Siwon? ¿ Dejarlo que lo maltratase con su odio a los jóvenes? Bueno, muy pronto se enteraría de que él no toleraba los malos tratos. El hombre con quien creyó que se casaría moriría si osaba tocarlo, ¡Dios, cómo los odiaba a todos ellos!

 

Boah se mantenía alerta, aprensiva. Se esforzó para no interferir cuando el vikingo empujó a Heechul, en la esperanza de que ese rudo tratamiento sacara por fin al joven de su rencoroso silencio. Pero no fue así. Deseaba fervientemente poder entender lo que decían, y lamentó no haber acompañado a su sobrino durante las lecciones de Janghoon. Ah, qué poco del futuro adivinaba entonces. ¿Cómo podría comunicarse con sus raptores y hasta descubrir su verdadera situación, a menos que Heechul quisiera hablar con ellos? Sólo él conocía su idioma.

 

La ansiedad de Boah fue aliviada momentos más tarde, cuando la dama vestida de seda amarilla dejó la mesa y vino a pararse frente a ellos. Era una mujer menuda, graciosa, con pelo castaño y ojos almendrados de color castaño oscuro.

 

— Soy Choi Yoomi. Mi marido es Kangta el Ansioso, jefe de nuestro clan y el hombre que os trajo aquí.

 

Vikingos I -4


 

La marcha hasta la costa fue lenta. El viaje de regreso llevó dos horas más que el de venida Los caballos, el ganado, los cerdos y los carros cargados con el botín hacían más lento el avance. Pero llegaron al barco antes de que cayera la noche.


El largo navío vikingo era un horror para los prisioneros, todos parejas. Era un barco esbelto de dieciocho metros de largo y por lo menos cinco de ancho en el medio. Sobre la proa habían tallado intrincadamente un monstruo del infierno de maligno aspecto. Este barco les arrancada de su tierra y cortaría todos los lazos con el mundo que conocían.

 

El orgulloso navío estaba encallado en una pequeña caleta oculta por árboles altos. Dos hombres habían quedado para custodiarlo. Les habían ordenado hacerse a la mar en caso de problemas. Pero no hubo problemas y los centinelas recibieron a los guerreros que regresaban con gritos y vivas.

 

Habitualmente, los vikingos pasaban la noche en tierra; pero debido a la cantidad de enemigos que habían escapado a los bosques durante el ataque, posiblemente en busca de ayuda, y también a las huellas que habían dejado detrás al trasportar el ganado, Kangta el Ansioso izó esa noche la vela cuadrada de color blanco.

 

Un puñado de hombres ofreció el sacrificio a Thor para asegurarse buen viaje mientras los demás ponían la carga a horda.

 

Las parejas fueron embarcadas en la popa, donde se levantó para ellas una improvisada tienda. Fuera de eso, les dejaron tranquilas. Los hombres habían saciado su sed de sangre y satisfecho sus apetitos carnales, y no necesitarían volver a hacerlo hasta que el barco tocara tierra otra vez.

 

Todas habían sido violadas, algunas varias veces, excepto Heechul, quien hasta después que el barco zarpó siguió inconsciente par el golpe que le había dado Kangta. Eran siete prisioneros en total: Boah y Jaejoong junto con Jokwon y otras tres jóvenes de la aldea. La mayoría de los hombres habían muerto, salvo los que lograron huir a los bosques o los que quedaron tan gravemente heridos que no podrían durar hasta la noche.

 

Heechul sabía todo esto y para él era una tortura adicional. Había fracasado en la protección de su gente y en su propia protección. Su derrota a manos del jefe vikingo, un hombre que ya había dejado atrás la juventud, era un golpe vergonzoso que no podía soportar. Su odio a ese hombre superaba todo razonamiento. El lo había dejado indefenso: él lo había golpeado. El había demostrado, de una vez por todas, que era un jovencito. Tendría que pagar por esto y por todo lo demás.

 

El navío se deslizaba sobre las olas como un esbelto monstruo, dejando atrás a Gales. Sus compañeros eran alimentados dos veces al día con bacalao seco, carnes ahumadas, panes achatados y mantequilla. Era una comida seca y fría que muchas no podían retener. Jaejoong corría frecuentemente al costado del banco para vaciar su estómago. Los hombres encontraban esto divertido y sus risotadas aumentaban su vergüenza.

 

Heechul comía sólo lo suficiente a fin de conservar sus fuerzas para el objetivo que se había propuesto: matar a Kangta el Ansioso. No quería hablar con sus compañeros ni escuchar sus temerosos lloriqueos. Boah trató de consolarlo, pero él no podía tolerar ninguna blandura y ni siquiera le dirigió la palabra. Su vergüenza era demasiado grande, su amargura demasiado nueva. Prudentemente, Boah renunció por el momento.

 

Kangta el Ansioso se acercaba de tanto en tanto para observar a Heechul. Era un hombre enorme. Su pelo era de color leonado.

 

Era un hombre capaz de infundir temor en los corazones de sus enemigos, pero no en el de Heechul. Cuando le miraba con curiosidad, y parecía que casi con admiración le sostenía la mirada con ojos tan cargados de hostilidad y odio venenosos que él se alejaba malhumorado.

 

Kangta casi lamentaba lo que había hecho, pero nunca lo admitiría en voz alta.

 

Había dado su palabra de honor a un enemigo. Sin embargo, no había deshonor en quebrantar la palabra dada a un enemigo. A un amigo, sí; pero no a un enemigo.

 

Quien había arreglado el matrimonio prometió que muchas riquezas acompañarían al joven novio y, sin sospecharlo, reveló dónde se encontraban. No habría novio para el hijo de Kangta , pero el oro estaba allí para quien quisiera tomarlo. El jefe regresaba a su casa más rico y sus hombres tenían su parte y estaban contentos.

 

Cuando Kangta miraba al joven le divertía su expresión de desafío. Su orgullo igualaba al de él, pero él se preguntaba cuánto le duraría. El pensamiento de que un espíritu así pudiera terminar quebrantado le dejaba un regusto amargo en la boca.

 

Se había sentido renuente a matarlo aun cuando lo creía un varón, pero no pudo permitirse perder más hombres por su culpa. Y entonces, descubrir que era el joven ofrecido en matrimonio a su hijo, y que era tan hermoso además...

 

Después del valiente esfuerzo y el notable despliegue de coraje. Kangta se sintió decepcionado al verlo desmayarse. Cuando vio morir a la vieja pelirroja, enloqueció y empezó a gritar y gritar con sus pequeños puños apretados contra sus sienes. ¿Había visto caer a su padre? ¿La mujer pudo ser su madre? Pero no, la mujer mayor, de pelo negro, que ahora estaba cerca de él se le parecía más. Si por lo menos pudieran hablar la misma lengua, entonces tendría las respuestas que buscaba. Pero tendría que esperar hasta llegar a su tierra, donde Yoomi podría hablar con los cautivos.

 

Por ahora, sólo podía preguntarse acerca de esta beldad celta. Era una joya, sin duda, y resolvió mantener a sus hombres alejados de él. Su virginidad la hacía aún más valiosa seguramente, sería del agrado de su hijo Siwon.

 

Navegaron por el mar de Irlanda y se detuvieron en la isla de Man para pasar la noche y preparar una comida caliente. Los hombres que lo desearon violaron otra vez a las parejas, pero no se acercaron a Heechul y a su mirada de odio salvaje. Algunos lo creyeron loco.

 

Después de muchos días navegando enfrentaron una inesperada, violenta tormenta. Olas enormes se abatieron sobre el barco y el océano les abrió los brazos. Allí, serpientes con lenguas feroces estaban esperando. Hasta Jaejoong, cuyas burlas a la silenciosa retirada de su hermanastro y cuya actitud condescendiente hacia Heechul estaban en el punto más alto, quedó reducido a llorar lastimeramente por su vida hasta que la tormenta pasó.

 

Boah tenía gran dificultad en tratar de calmarles, pues sus propios nervios estaban agotados. Rogaba a Heechul que la ayudase, pero no recibía respuesta. Comprendía algo de lo que Heechul estaba sintiendo y por qué seguía sumido en el silencio, pero creía que no era éste el momento de abdicar de su liderazgo. Unas pocas palabras animosas del joven hubieran calmado los temores. Jaejoong tampoco podía ayudarla, pues gritaba y lloraba como si el mundo estuviera acabándose.

 

Si Boah no hubiera estado tan afligida ella misma, casi hubiese sentido placer al ver el estado a que Jaejong había quedado reducido. Era indignante que el joven no hubiera vertido una sola lágrima por la pérdida de su marido. Sólo pocas horas antes, el insolente había estado jactándose de que no tenía miedo a lo que le deparase el futuro, tan seguro se sentía que todos los hombres de a bordo, incluido el jefe, lo deseaban a él más que a los demás, especialmente desde que a Heechul lo dejaban tranquilo. Jaejoong estaba seguro de que podría encontrar para él una posición cómoda en la nueva tierra.

 

Quizá Jaejoong no se jactaba en vano. Eran más los hombres que lo buscaban cada vez que pasaban la noche en tierra. Y él ya no se les resistía como hiciera la primera vez. Hasta el jefe buscaba a Jae.

 

Boah se estremeció al recordar su propia violación a manos de dos de esos brutos que entraron violentamente en la cámara de recepción aquel funesto día. Desde entonces sólo la molestaron una vez, y fue, nada menos, el mismísimo jefe, quien por lo menos no se mostró tan rudo como los hombres más jóvenes. En realidad fue un tierno interludio, porque ella había perdido la voluntad de luchar y él fue gentil a su modo. Ella llevaba largo tiempo de viuda y en muchos años no había tenido un hombre. Sin embargo, Boah rezaba para que no volviera a suceder. Nada podía esperar de Choi Kangta, pues él, según palabras de Fergus, ya estaba casado. No había nada que Boah pudiese esperar, en realidad.

 

La tormenta no duró demasiado, pero dejó a todos flojos y exhaustos. Un día, después, milagrosamente, avistaron tierra. La larga línea de la costa noruega se extendía hasta donde alcanzaba la vista. No volvieron a detenerse por provisiones, sino que deseosos de llegar, navegaron día y noche, cada vez más al norte, hasta que por fin cambiaron rumbo y se dirigieron hacia tierra.

 

Promediaba el verano y el verde brillante de los árboles y la hierba fue una bendición para los ojos. El cielo era de un color azul profundo y salpicado de nubecillas blancas. Adelante, una masa de nubes aparecía aislada en el cielo, en forma de un poderoso martillo: el martillo volador de Thor.

 

Las parejas vieron la nube, pero nada sabían de eso. Los hombres, en cambio, soltaron un grito ensordecedor. Era una buena señal, porque significaba que Thor les daba sus bendiciones.

 

Rocosos acantilados se levantaban a ambos lados del barco como empinadas murallas. Cuando las orillas fueron otra vez parejas, el navío se dirigió a la costa impulsado por los remos .

 

El viaje habla terminado.

 

 

 

El caserío era rústico, por decir lo menos. Apenas a unos cuatrocientos metros del fiordo se levantaba una gran casa sin ventanas hecha de madera, flanqueada por varias casas más pequeñas y cobertizos para el ganado. En los campos, más allá del caserío, había otras casas primitivas bastante separadas.

 

Heechul y las otras parejas fueron atadas de las muñecas antes de desembarcar como si fueran una carga ordinaria, y dos hombres les escoltaron hasta una de las casas más pequeñas.

 

Todos los ojos siguieron a la delgada figura de negro que caminaba con andar orgulloso y sin temor. Los otros cautivos se movieron con lentitud. Fueron empujados al interior de la casita y la puerta fue cegada y asegurada desde afuera. Quedaron rodeados, de oscuridad.

 

— ¿Y ahora, qué pasará? — gritó Jokwon.

 

  Si lo supiera,  no  estaría tan  asustada  —respondió una de las muchacha — Esto de no saber es lo más terrible.

 

  Pronto lo sabremos, tened la seguridad —dijo Jaejoong con impaciencia—. ¡Esta oscuridad  es  insufrible!  ¿Habéis  visto  que ninguna de esas casas tiene ventanas? ¿Estos valientes vikingos tendrán miedo de la luz?

 

  Estamos muy al norte, Jae —  replicó Boah — Supongo que acá hace más frío, que en todos los inviernos que aveis conocido. Las ventanas, no importa lo bien tapadas que estuviesen, dejarían entrar el frío.

 

— Vos tenéis una respuesta para todo — siseó Jaejong con sarcasmo — . ¿Cuál será nuestro destino, Boah? ¿Qué será de nosotros?

 

Boah suspiró de cansancio. Estaba en el centro de la habitación junto a Heechul, pero no podía ver nada en las negras tinieblas. No podía decir lo que temía: que ahora, todos eran nada mas que esclavos. No había razón alguna para asustarles aún más, porque sus sospechas todavía no estaban confirmadas.

 

— Como vos dijisteis, Jae, lo sabremos muy pronto — respondió por fin Boah.

 

Heechul guardó silencio, incapaz de ofrecer tranquilidad. El también adivinaba cuál seria el destino de todos, pero su mente retrocedía ante esa posibilidad.

 

Su frustración por su incapacidad de protegerles cuando más lo necesitaban le hacían tener la boca cerrada en una fina línea ¿Qué podía hacer sin un arma y con las muñecas atadas? Habían sido violados y maltratados, pero él no había podido impedirlo.

 

El hecho de que no lo hubiesen violado no le servía de mucho consuelo. Sólo podía suponer que lo reservaban para el casamiento convenido. Eso no sucederá jamás, porque prefería morir a ser novio de un vikingo. Sólo deseaba vengarse y de alguna manera lo lograría.

 

El navío fue descargado, el botín encerado en la casa del tesoro y el ganado llevado al campo. En la casa principal estaban preparando un festín. Un gran jabalí giraba en un asador en el centro de la habitación. Las esclavas, se afanaban en el área de cocinar preparando panes achatados y fuentes de pescado.

 

Los hombres, reunidos alrededor de largas mesas en la estancia principal, no perdían tiempo y hundían sus jarras en un gran recipiente de hidromiel. Algunos se desafiaban a quién bebía más; otros apostaban a los bebedores. El gran sillón en forma de trono de la cabecera de la mesa estaba vacío, pero la presencia de Kangta todavía no era echada de menos.

 

En la casa de baños hervían calderos de agua sobre un fuego. El humo y el vapor se combinaban para irritar los ojos. Una tina gigante, lo bastante grande para acoger a cuatro o mas sin dificultad, estaba en el centro de la habitación.

 

Con una copa de hidromiel en la mano, Kangta descansaba en la tina, con el agua hasta la cintura. Una bonita muchacha esclava se inclinaba sobre un costado y le frotaba la espalda. Su hijo primogénito, Yunho, estaba sentado en un banco contra la pared.

 

— ¿Seguro que no queréis acompañarme? — preguntó Kangta de mal humor, y en seguida continuó — : Maldito fastidio, este baño ritual que me impone tu madre. En cualquier otro momento no me importaría, pero ella sabe que estoy ansioso por unirme al festín y lo mismo me obliga a venir primero aquí.

 

— No estáis solo, padre — repuso Yunho con una son risa — . Nos hace lo mismo a mí y a Siwon cuando regresamos de nuestras incursiones. Ella debe suponer que la sangre de nuestros enemigos sigue adherida a nuestra piel y que debe ser limpiada enseguida.

 

  Cualquiera que sea la razón —  gruñó Kangta— Loki se ríe de mi disgusto. No sé por qué me someto a esto.

 

Yunho rió abiertamente.

 

— Habéis dicho más de una vez que vuestra esposa gobierna el hogar y vos gobernáis el mar.

 

— Muy cierto, excepto que esa mujer se aprovecha del poder que le he dado. Pero basta ¿Siwon ha regresado?

 

  No.

 

Kangta se puso ceñudo. La última vez que su segundo hijo no había regresado para el invierno lo tomaron prisionero los cristianos. Pero entonces él estaba haciendo incursiones de pillaje. La primavera anterior a la última Siwon había zarpado para probar suerte en el comercio, así que Kangta todavía no se afligiría, por lo menos hasta que volviera el frío.

 

— ¿Y mi bastardo, Ahnta, dónde está?

 

— Pescando ballenas, frente a la costa — respondió secamente Yunho

 

— ¿Cuándo partió?

 

 Hace una semana.

 

  De modo que regresará pronto.

 

Yunho se puso de pie. Era un hombre de treinta años, de contextura robusta, viva imagen de su padre. Detestaba a su medio hermano y le molestaba cualquier atención que su padre le dedicara.

 

— ¿Por qué te preocupas por él? Es verdad que su madre es una mujer libre, pero él es lo mismo un bastardo, nada diferente de los que engendraste con las esclavas.

 

Kangta entornó sus ojos.

 

— Las otras son mujeres. Tengo solamente dos hijos legítimos y a Ahnta. No me reproches mi preocupación por él.

 

  ¡Loky se lo lleve! No es vikingo. ¡Es un flojo!

 

— Mi sangre, aunque en poca cantidad, está en sus venas. No volveré a hablar de ello. Ahora, decidme qué sucedió durante mi ausencia. ¿Hubo problemas con el clan Wayjei?

 

Yunho encogió sus anchos hombros y volvió a sentarse.

 

— Dos vacas fueron halladas muertas cerca de los campos, pero no hubo pruebas que acusaran a los Wayjei. Pudo ser obra de un esclavo descontento.

 

— ¿Pero vos lo dudáis, hijo?

 

— Sí. Lo más probable es que hayan sido Taeyang o Seungri, o uno de sus primos. ¡Nos están pidiendo, no, rogando represalias! ¿Cuándo nos daréis licencia para atacar?

 

  Esta diferencia se zanjará limpiamente — replicó Kangta con fastidio — Nosotros fuimos los últimos que atacamos abiertamente.

 

— ¿De modo que ahora les toca a ellos? — dijo Yunho con voz cargada de sarcasmo — . i Thor! Que vos y Yang Hyun Suk hayáis sido una vez amigos no es razón para conducir esta batalla con honor. Han pasado años sin derramamiento de sangre.

 

  Estáis demasiado acostumbrado a combatir a nuestros enemigos extranjeros, Yunho. Nunca habéis luchado con los nuestros. Se hará con honor. Yang Hyun Suk no puede ser culpado de lo que pasó, pero tiene que responder por sus hijos y ponerse de su parte.

 

— ¿Olvidáis que perdisteis vuestra única hija legítima a causa de sus hijos? — dijo Yunho.

 

— No lo olvido. Odín es mi testigo, un día los otros pagarán como pagó Daesung. Pero no habrá ataques sigilosos, nada de juego sucio. Se hará con honor — Kangta se levantó de la tina y fue rápidamente envuelto en una bata de lana por la hermosa esclava — ¿Supongo que también aparecieron muertas dos vacas de ellos?

 

Yunho sonrió y pareció relajarse.

 

  Sí — dijo.

 

— Bien — repuso Kangta — . De modo que otra vez les toca a ellos. Y ahora que Yoomi no puede criticarme por nada, me vestiré y me reuniré con vosotros en el festín.

 

  Me dijeron que regresasteis con parejas cautivas.

 

  Así es. Siete en total.

 

— Siento curiosidad — continuó Yunho — . Dicen que también venía un hombre pequeño con pelo negro. Ya tenéis suficientes esclavos varones. ¿Por qué trajisteis a ése?

 

Kangta rió por lo bajo y los ángulos de sus ojos se arrugaron.

 

— Ese de quien habláis es un jovencito. En realidad, es el que ellos querían casar con vuestro hermano.

 

— ¿Eh? ¿Lord Heechul? Estoy ansioso por verlo.

 

— El tiene un coraje que nunca había visto en un joven. Luchó con nosotros espada en mano y hasta hirió a Thorne. Fue un espectáculo magnífico de contemplar.

 

  Yo lo quiero.

 

— ¿Qué?

 

  Dije que lo quiero —  repitió Yunho — Siwon detesta a los jóvenes y vos tenéis  a  Yoomi.  Mi  esposo es tímido,  lo mismo  mis esclavos. Quiero un joven con espíritu.

 

  Ni siquiera lo habéis visto aún —  señaló Kangta—  Esta pequeña beldad tiene mas espíritu  del  que  podríais  desear.  Es malignamente hostil, lleno de amargo odio.

 

—Su espíritu puede ser doblegado — dijo Yunho, con los ojos brillantes de anticipación — Lo quiero lo mismo.

 

  No es necesario que su espíritu sea doblegado —dijo Kangta con dureza — . Mi deseo es dársela a Siwon, es lo que él necesita para terminar con su odio a los jóvenes —no añadió que Heechul todavía era virgen, porque entonces Yunho seguramente lo querría y como primogénito tenía derecho a exigirlo — . Hay un joven de pelo rojizo y con espíritu que puede ser mas de vuestro agrado. Tiene mejores curvas, como os gustan a vos y es más complaciente.

 

— ¿Y si escojo a lord Heechul?

 

—Me agradaría que no lo hicierais, Yunho — le advirtió Kangta .

 

— Veremos —  repaso Yunho, sin comprometerse cuando salían de la casa de baños.

 

 

 

La puerta se abrió con violencia. El polvo se arremolinó y quedó flotando suavemente en el rayo de luz solar, que cayó sobre el piso de tierra de la pequeña casa.

 

Cuando los prisioneros fueron sacados al patio, todos se protegieron los ojos del sol deslumbrador. Les escoltaron hasta la casa principal; les empujaron por la puerta abierta que dejaba escapar el humo de los fuegos y les dejaron parados en el centro de la estancia atestada.

 

Boah reconoció a los hombres sentados ante dos largas mesas y en bancos contra la pared. Eran del barco. Un hombre, a quien no había visto antes, examinaba un hermoso caballo gris que había sido traído a la habitación con ellos. Boah ahogó una exclamación cuando vio que era Gibok, la yegua de Heechul. Si Heechul viera eso, Boah no se atrevía a pensar en lo que su, sobrino sería capaz de hacer.

 

Afortunadamente, no Io vio. El joven miraba con disimulado odio a Kangta el Ansioso y ni siquiera miró los caballos cuando fueran sacados de la habitación.

 

Kangta ocupaba la cabecera de una mesa. Era servido por muchachas vestidas de lana rústica sin reñir, esclavas, sin duda. A su lado había una mujer no mucho mayor que Boah, lujosamente vestida de seda amarilla.

 

El hombre alto que examinó a Gibok vino donde estaban. Empujó a Boah a un lado y se detuvo frente a Heechul. Le levantó el rostro para examinarlo, como hiciera momentos antes con la yegua, pero él lo golpeó en la mano con sus muñecas atadas y con ojos llenos de furia lo desafió a que volviera a tocarlo.

 

Heechul olió la masculinidad de él, el olor a sudor y a caballos. Miró con codicia la daga que colgaba del ancho cinturón del hombre, pero la risa profunda de él le hizo levantar nuevamente la vista.

 

— ¡Por Thor, si que es bello!

 

  Tal como dije, Yunho —  replicó Kangta  desde su lugar en la mesa.

 

Yunho se sonrió y se movió de izquierda a derecha para mirarlo desde ángulos diferentes. Los ojos de Heechul no reflejaban ningún temor pese a que sabía que estaba indefenso con las muñecas atadas adelante, a menos que pudiera aferrar un cuchillo con ambas manos. Tan absorto estaba en este pensamiento que no notó que Yunho se le acercaba aún más.

 

Susurrándole al oído, de modo que nadie que entendiera su lengua pudiese oirlo, él dijo:

 

— Arrancaré esa expresión sanguinaria de vuestros ojos, milord. Quebrantaré ese espíritu que tanto admira mi padre .

 

El no pudo saber que Heechul entendió cada una de sus palabra.

 

Heechul sintió mas irá, que deprecio por esta fanfarronería hasta que un brazo lo atrajo y él aplastó sus labios hambrientos contra los suyos. Con una mano le cubrió el pecho y retorció cruelmente su pezón, mientas lo ahogaba con su fuerza. Sus brazos de nada le servían, atrapados entre su cuerpo y el de él, pero sus dientes se cerraron sobre la lengua que violaba su boca. El se apartó justo a tiempo y le dio un empujón, de modo que cayó entre las otras parejas.

 

— ¡Hijo de Hell — gritó Yunho y se adelantó para golpearla, pero fue detenido por Kangta , quien gritó su nombre, Yunho bajó el brazo y se volvió a su padre con aire acusador —¡El quiso derramar mí sangre sin importarle que por eso habría muerto!

 

  Os advertí que está llena de odio — replicó Kangta. — Un odio por el que sería capaz de morir

 

— ¡Bah! Está loco, creo. Dadlo a mi hermano Siwon , entonces, como es vuestro deseo. El odia a los jovencitos y gozará maltratando a éste. Dejadlo que use este cuerpo para descargar su odio y veremos si no se matan entre ellos. Yo tomaré al de pelo de fuego.

 

  Basta de charla, Yunho — dijo la mujer vestida de seda amarilla en tono de reproche — . ¿Olvidáis que vuestra madre y vuestra esposa están presentes?

 

— Perdonadme, señora — replicó Yunho sin amedrantarse — Lo olvidé, ciertamente. He terminado aquí. Ahora podéis hacer como quiere mi padre e interrogarles.

 

— No estaba enterada de que necesitaba el permiso de mi hijo para hacerlo — replicó la mujer en tono frío y autorita rio.

 

Fuertes risotadas de los que escuchaban el diálogo irritaron a Yunho. Una mirada de advertencia de su padre lo contuvo. Yunho abrió los brazos.

 

— Perdonadme otra vez, señora. Sé que no debo entablar duelos verbales con vos. 

 

 

 

 

 

 

 

yota´s news : De regreso?

 Buenas tardes a todas las lectoras. Después de un año  y casi 4 meses regreso a saludarlas y comentarles nuevas.  Me gustaría decirle...